miércoles, 10 de junio de 2015

Katrina y las falacias de Bush: Diez evidencias para aceptar la superioridad del socialismo



Diez evidencias para rechazar las falacias anticubanas del gobierno de Bush  o para aceptar la superioridad del socialismo

Por Ernesto Wong Maestre (*)
8 de septiembre del 2005

A cientos de miles de seres humanos en este mundo le "hierve la sangre" cuando lee o escucha cómo desde una responsabilidad gubernamental de un país tan importante -por su impacto en el mundo-, se cometen tantas faltas, se injuria con tanta desverguenza y se confabulan tanto con la mafia cubanoestadounidense para dañar hasta a sus propios ciudadanos estadounidenses. Por ello, no se puede dejar pasar estas horas sin poner en claro algunas ideas.

LOS COMPONENTES DE LOS EXITOS CUBANOS

Hace más de 2000 años, los filósofos griegos reconocieron que la salud física y mental  eran dos de los pilares fundamentales de la humanidad. Esas ideas, sintetizadas en aquel precepto griego “Mente Sana en Cuerpo Sano”, a decir verdad, fueron predominantes y exclusivas de y para las clases dominantes, integradas en aquella época por los dueños de los esclavos,  pues era una sociedad donde unos pocos poseían la propiedad sobre la vida de otros.

Después de más de dos milenios de aquel mundo griego, ya esos pilares son parte integrante del patrimonio de la humanidad, aunque no por ello toda la humanidad puede acceder a ellos, incluyendo la propia de los Estados Unidos como hemos visto en estos días de aciago y furor de Katrina. También, esos pilares son objetivos concretos de cualquier programa gubernamental y estatal pero no por ello los objetivos se logran en la amplitud y profundidad como ocurre en el sistema de salud cubano, interesado y dedicado verdaderamente al bienestar social,  y por ello, en lograr cuerpos y mentes sanos.

Esa es una de las razones por las cuales a Cuba se le respeta tanto,  salvo por los dementes o por los acérrimos enemigos ideológicos al estilo del senador  Díaz Balart y la ezquisofrénica senadora Ileana Ross que niegan hasta lo que afirman los organismos internacionales especializados  sobre los éxitos de la salud en Cuba. También, dichos logros de Cuba constituyen una razón muy poderosa para ser admirada por quienes verdaderamente se interesan por el bienestar social y el progreso humano. La otra gran razón del respeto hacia Cuba es el avance de ella en materia de educación, que es decir, en la creación de mentes sanas. En más de una ocasión la UNESCO ha premiado a la inteligencia de los niños cubanos y la educación desarrollada por Cuba.

Pues bien, el logro revolucionario en materia de salud es consustancial con el logro en materia de educación,  pues uno sin el otro resulta imposible. Por otra parte, ni uno, ni otro, es viable socialmente si no están fundados sobre el principio del servicio gratuito a la población, lo cual provoca mayor admiración y reconocimiento hacia Cuba -que enfrentada a un férreo bloqueo económico por parte de Estados Unidos-  ha tenido que buscar sus soluciones con la participación muy decidida de todo su pueblo.

Entonces, no es ilusorio pensar, y sí es muy evidente ver,  cómo la Revolución Cubana, al cabo de los últimos cuarenta años, ha aportado ricas experiencias en los métodos y procedimientos para llegar a alcanzar esos objetivos sociales.  Incluso, la CNN realizó y difundió un reportaje –en el contexto de las noticias de Katrina- donde el procedimiento de la democracia participativa funciona perfectamente para evitar la pérdida de vidas, cuestión que contrastó y se puso de relieve con los miles de muertos en Luisiana y Mississippi.  

Ambos logros (mejor educación y mejor salud) se pueden apreciar con mayor claridad al conocerlos en su red de vínculos dentro del sistema sociopolítico y económico socialista, y al tener siempre muy en cuenta que la población entre 1959 y 1999 creció poco más del 80% mientras que muchos de los indicadores de salud lo hicieron por encima del 400%.

¿Cómo es la magnitud de esos resultados? y ¿por qué Cuba ha podido lograr tales resultados?.

 LAS CONCLUSIONES Y SUS EVIDENCIAS

Veamos el panorama más general en dos indicadores integrales, tres conclusiones del análisis y sus diez evidencias.

1) LOS INDICES DE SALUD DE CUBA EN LO MAS ALTO A NIVEL MUNDIAL.

Hay dos indicadores muy ilustrativos y muy integradores del nivel de salud que ha alcanzado una sociedad porque reflejan la garantía que tiene un ser humano –una vez que vio la luz- de rebasar su primer año de vida (Índice de Mortalidad Infantil), que es el período más complejo de adaptación del recién nacido a la vida atmosférica, y la garantía que tiene ese ser humano, ya adaptado, a vivir una larga vida (Índice de Esperanza de Vida).

Antes de existir el gobierno revolucionario, en Cuba -por cada mil niños nacidos vivos- morían más de sesenta niños a causa de diversas enfermedades, contra las cuales – la mayor parte de la población no contaba con los medios de defensa necesarios para enfrentarlas. Con el avance de proceso revolucionario cubano en todas sus dimensiones (sociales, económicas y culturales) el índice de Mortalidad Infantil en Cuba se redujo rápidamente en la primera década de transformaciones sociales y ha venido reduciéndose –en las últimas dos décadas del siglo XX-  a un ritmo más rápido que en otros países donde también se han hecho avances sustanciales en esta materia, hasta llegar a alcanzar en el 2002 el ejemplar índice de sólo 6,2 niños por cada 1000 nacidos vivos, y con índices inferiores a estos en muchas zonas rurales. Esto quiere decir, por ejemplo, que el proceso revolucionario cubano–en sus cuarenta años de existencia- ha salvado a casi 480 000 niños,  de morir antes de cumplir su primer año de vida. ¿Qué otro gobierno en Latinoamérica ha podido exhibir semejante logro en tal período de tiempo?.

Antes de existir el gobierno revolucionario en Cuba, sus habitantes morían con una edad promedio de 59 a 62 años, por supuesto, no siempre igual promedio en las diferentes zonas de clases sociales pues en los sectores urbanos marginales el promedio descendía sustantivamente a menos e 53 años. Este indicador, más conocido como Índice de Esperanza de Vida al Nacer, ha crecido en Cuba para el 2001 hasta un nivel semejante al de países como Estados Unidos o de Dinamarca en Europa. Es decir, el proceso revolucionario cubano le ha ampliado la esperanza de vida a sus habitantes hasta los 77 años como promedio nacional en el 2004. Es decir, que los cubanos en Cuba tienen 16-20 años más de vida que antes de la Revolución, lo cual quiere decir que ahora sus esperanzas de vida sana han aumentado sustantivamente.

Los factores o variables que intervienen en esos resultados positivos pueden apreciarse en estas tres importantes conclusiones:

PRIMERA CONCLUSIÓN.- La Revolución Cubana creó las condiciones idóneas para el avance de la superación humana con un mayor presupuesto estatal y una mejor infraestructura para canalizar las necesidades humanas en materia de salud. Ello se puede apreciar y comprobar en:

2) HAY MAS RECURSOS FINANCIEROS PER CÁPITA PARA LA SALUD

El presupuesto que el gobierno revolucionario asigna para atender las necesidades de la población en materia de salud ha aumentado más de 87 veces respecto al presupuesto respectivo del último gobierno capitalista en 1958, lo cual es muy significativo por cuanto la población apenas se ha duplicado. Es decir, los servicios de salud han aumentado significativamente en cantidad y calidad para los ciudadanos.

3) HAY MAS CENTROS DE FORMACIÓN DE ENFERMERAS Y MUCHAS MAS  FACULTADES DE MEDICINA

De ocho modestas escuelas de enfermeras existentes en 1959,  la Revolución Cubana ha creado 40 centros de formación de enfermeras, ya sean escuelas de enfermería,  politécnicos integrales de salud, ó politécnicos de enfermería. Es decir,  la población joven dispone hoy de cinco veces más de centros donde estudiar enfermería que antes de la Revolución y Con una calidad incomparablemente muy superior, ya sea por su contenido, como por la infraestructura disponible, y sobre todo por sus bases científicas.

De una sola Facultad de Medicina existente en Cuba antes de 1959, hoy la juventud cubana dispone de 22 Facultades de Medicina distribuidas a todo lo largo del territorio nacional que forman como médicos o enfermeras de nivel superior  a más de 40 mil estudiantes universitarios.

4) MAS SERVICIOS MEDICOS EN HOSPITALES, POLICLÍNICOS Y CONSULTORIOS POR HABITANTES (MEDICO DE FAMILIA)

A través del proceso revolucionario han ocurrido cambios sustanciales en la estructura del servicio médico pues si bien creció la cantidad de hospitales (hay 267) y camas (casi 62 mil) en todo el país, de los cuales 62 de esos hospitales están ubicados en zonas rurales, ha crecido más rápidamente la cantidad de consultorios médicos y policlínicos de salud a nivel de las comunidades (urbanas, rurales y de montaña) como resultado del avance de la medicina preventiva y de nuevos conceptos en la atención médico-hospitalaria del paciente como es el llamado “Ingreso en el Hogar” sólo posible contando con un sólido sistema de “Médico de Familia” como el existente en Cuba  .


SEGUNDA CONCLUSIÓN.- El proceso revolucionario propició una superación integral de todos los ciudadanos y ha estimulado sistemáticamente la superación profesional y técnica en todas aquellas ramas del saber, directamente involucradas en el desarrollo integral del país –como es el caso de la salud-  que garantiza un mejor futuro para todos, lo cual se puede evidenciar en que:

5) HAY MUCHOS MÁS MEDICOS POR HABITANTES Y CUBA ES EL PRIMER PAÍS
DEL MUNDO EN ESE INDICADOR.

La población cubana cuenta con el mayor índice de médico por habitantes entre todos los países del planeta, incluyendo a los llamados países desarrollados pues en Cuba hay un médico para cada 167 habitantes mientras que en países más ricos como EE.UU hay un médico para cada 358 habitantes o en Canadá donde hay un médico por cada 437 habitantes. Antes de existir un gobierno revolucionario en Cuba, habían más de 900 habitantes por médico.

6) HAY MUCHO MAS ENFERMERAS POR HABITANTES

La población cubana es atendida por una cantidad de enfermeras cien veces mayor que antes de tener un gobierno revolucionario porque su cantidad aumentó de 826 enfermeras o enfermeros  en 1959 a 84232 en el 2002.

Es decir, la salud cubana es fruto de una mayor y mejor calidad en los servicios profesionales de salud porque cuenta con recursos humanos, recursos financieros como anotamos anteriormente y los recursos físicos/logísticos para ubicar los indicadores de salud cubanos entre los mejores del mundo.
  
TERCERA CONCLUSIÓN.-  Como todo proceso revolucionario verdadero, el impacto positivo en la población cubana fue también seguido y dirigido a impactar positivamente en otros pueblos del mundo necesitados de la ayuda solidaria, sobre todo en aquellos países pobres,  excolonizados años atrás, ahora independientes y soberanos. Y como todo proceso de transformaciones profundas los conocimientos son compartidos con otros pueblos y sus profesionales.

7) MAS DE LA MITAD DEL MUNDO HA SIDO Y ES AYUDADO POR CUBA.

Más de 50000 trabajadores cubanos de la salud han ofrecido sus servicios en más de 90 países desde que comenzó la ayuda solidaria e internacional del gobierno revolucionario en los inicios de la década del 60. En el 2002, ya más de 4300 médicos, enfermeras y técnicos de la salud cubano cooperan con las poblaciones de 61 países, entre ellas, las poblaciones de 21 países de Nuestra América. Ya para este año 2005 esas cifras han quedado atrás. Ello tiene un significado muy alto en el mundo de hoy pues Cuba es el país miembro de la Organización Mundial de la Salud y la Organización Panamericana de la Salud que más médicos aporta a la cooperación y colaboración internacional.

8) CUBA HA FORMADO GRATUITAMENTE A CIENTOS DE MEDICOS DE 60 PAÍSES DIFERENTES.

Cientos de universitarios de una tercera parte de los países del mundo han sido formados y graduados en Cuba sin costo alguno para ellos pues han viajado con los gastos cubiertos por los gobiernos emisores y sobre la base de los convenios intergubernamentales,  y hospedados, alimentados y formados con los gastos cubiertos por el gobierno revolucionario y el pueblo cubano, lo cual ha significado miles de millones de dólares en los últimos cuarenta años otorgados por Cuba para ayudar a otros pueblos.

9) ACTUALMENTE ESTUDIAN MILES DE UNIVERSITARIOS LATINOAMERICANOS, CARIBEÑOS, AFRICANOS, NORTEAMERICANOS Y ASIÁTICOS.

Procedentes de  diversos países del mundo pero fundamentalmente de América Latina, más de 10 000 jóvenes universitarios estudian en la Escuela Latinoamericana de Ciencias Médicas becados por el gobierno revolucionario de Cuba.  Otros cientos de estudiantes procedentes de muchos países estudian las experiencias cubanas en otras Facultades de Medicina de Cuba en planes compensados y disfrutando de tarifas de servicios integrales muy especiales.

10) CUBA ORGANIZA ANUALMENTE CIENTOS DE EVENTOS MÉDICOS INTERNACIONALES PARA INTERCAMBIAR EXPERIENCIAS.

El gobierno revolucionario cubano es en América Latina, Asia o Africa, el gobierno  que más apoyo financiero y logístico otorga a las instituciones médicas, científicas y universitarias cubanas vinculadas a la salud para organizar y promover congresos, talleres, cursos, seminarios y encuentros internacionales que permitan difundir los avances y contrastar experiencias, y por ello, estas instituciones  organizan anualmente –los consignados en el Buró de Convenciones-  entre  50 y 70 grandes Congresos y Jornadas en diversas especialidades  médicas y pone a disposición de dichos eventos toda una red de salones propicios para ello en Centros de Convenciones, Hoteles e Instituciones públicas a lo largo de toda la isla.

Todo este paradigma cubano en materia de salud ha sido resultado de la labor constructiva y creativa de un pueblo educado y con salud que formó instituciones públicas (gubernamentales, legislativas, judiciales, comunitarias) acorde a sus intereses,  a partir de un proceso de profundas transformaciones estructurales,  dadas las características económicas y sociales existentes en Cuba para 1959 y en un contexto internacional también cambiante.
Y gracias a ello, Cuba hoy no sólo ofrece asistencia médica a más de sesenta países subdesarrollados sino que es capaz de formar médicos con jóvenes estadounidenses y disponer -en unas pocas horas-  de 1500, 3500 o 5000 médicos listos para asistir a los cientos de miles de personas que hoy en Estados Unidos no disponen de servicio médico adecuado.


(*) Docente, investigador y Co-Presidente de TRISOL
@ProfeWong  y Email: wongmaestre@gmail.com

No hay comentarios:

Paradigmas

Grupo de Lima y sus mentiras pretenciosas contra Venezuela. 17/02/18

Una política exterior favorable a EEUU   Grupo de Lima y sus mentiras pretenciosas contra Venezuela Por Ernesto Wong Maestre (*) ...