sábado, 17 de febrero de 2018

Grupo de Lima y sus mentiras pretenciosas contra Venezuela. 17/02/18

Una política exterior favorable a EEUU
 
Grupo de Lima y sus mentiras pretenciosas contra Venezuela

Por Ernesto Wong Maestre (*)

Qui si convien lasciare ogni sospetto;
Ogni vilta convien che qui sia morta (**).


Un grupo de gobiernos de esta región, convocados por el gobierno estadounidense de Donald Trump a través del ejecutivo de Perú, se reunieron el mes de agosto pasado en Lima y solo doce de ellos firmaron una declaración contra el pueblo de Venezuela quien lleva casi veinte años construyendo, en la Patria de Simón Bolívar, un proceso de transformaciones sociales muy referenciado por otros pueblos porque está orientado al socialismo. A partir de esa declaración que está sirviendo de base y de “compromiso”, esos doce gobiernos continúan actuando en la esfera mediática con impacto en la geopolítica según se lo exija EEUU e inmiscuyéndose en los asuntos internos de Venezuela, los que solo incumben a su pueblo por no atentar contra la paz ni la seguridad de la región y mucho menos del mundo sino al contrario, las fortalece con los proyectos venezolanos de solidaridad internacional. Por tal razón y actuando en apego a la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela que establece en su artículo 326 el principio de corresponsabilidad como fundamento de la seguridad de la Nación, se dedica este articulo a someter a critica tal declaración y en posteriores artículos continuar con las siguientes comunicaciones públicas de ese grupo de gobiernos (doce) pues con la crítica se alerta de las consecuencias de esas acciones que pueden provocar sumir a la región en un caos semejante al que ocurre en el Medio Oriente, iniciado por ese complejo militar-financiero-comunicacional dominante de las estructuras de poder de EEUU.

Referente a la declaración emitida por algunos gobiernos de la región el 8 de agosto de 2017 desde Lima, Perú, en contra del gobierno constitucional de Nicolás Maduro, es necesario observar que se lanza luego de varios meses de violación flagrante de las leyes venezolanas por parte de las organizaciones políticas opositoras que con sus acciones violentas e ilegales provocaron la muerte de más de cien personas indefensas, algunas de ellas quemadas vivas en medio de orgías públicas y símbolos fascistas. Es significativo que estos hechos nunca hayan sido censurados por ninguno de los gobiernos firmantes de la declaración de Lima, deleznable a todas luces, y mucho menos por la OEA, lo que hace sospechar de que ese grupo de gobiernos se identifica con el uso de los medios violentos para alcanzar sus fines, de forma muy parecida al comportamiento de los gobiernos de EEUU.

En las líneas siguientes se evaluará el por qué resulta una declaración vil e indigna de gobiernos supuestamente honestos y democráticos al utilizar sofismas y falsedades como base de sus juicios, construidos con matrices mediáticas imperiales con las que tratan de desprestigiar a la Revolución Venezolana, la más pacífica de las que se hayan conocido en este lado del mundo, surgida de un proceso eleccionario en 1998 y legitimada por otros veinte procesos electorales en los cuales participaron las fuerzas políticas opositoras. Es obvio que también con esas mentiras tratan de crear condiciones para derrocar a Maduro y la Revolución enfocada al socialismo, entroncando esa declaración pública con el interés manifiesto del gobierno estadounidense de lograr ilegalmente “el cambio de régimen” en Venezuela como antesala política para volver a apropiarse de las riquezas minerales y recursos energéticos del país andino caribeño, con lo cual EEUU reforzaría su ofensiva de dominación en Suramérica por lo que sus pueblos retrocederían cien años en lo que concierne a la libertad, independencia y autodeterminación.

La primera afirmación falsa de toda falsedad

Entre las premisas falsas de la declaración de Lima se encuentra la afirmación de que el “orden democrático” en Venezuela está roto. Ese juicio no tiene sustento en la realidad y sí en campañas de desinformación lanzadas desde la Casa Blanca. ¿Cómo puede haberse roto el orden constitucional si todo lo que hace el gobierno de Maduro está soportado en los preceptos y normas constitucionales aprobadas por el pueblo y las leyes venezolanas legisladas en función de los intereses del pueblo?¿estarán pensando esos gobiernos en sus leyes draconianas o en su tipo de democracia burguesa que les permite mantener el poder en función de los grupos de poder económico y de las élites políticas de sus países? Nunca como ahora el orden democrático (poder del pueblo) está más fortalecido en Venezuela. Ahora es que ese poder popular garantiza, como lo viene haciendo por casi dos décadas, salud, seguridad social y educación gratuita para todos y todas, y que las riquezas petroleras se distribuyen más justamente entre todos los sectores sociales. Si ahora hay dificultades en algunos servicios y con los altos precios de los productos y servicios privados es porque varios de los gobiernos del Grupo de Lima (GdL), como los de Colombia, Argentina, Paraguay, Brasil, Chile, Costa Rica, México o Perú se han confabulado y conspirado con el gobierno de Donald Trump para dañar la economía de Venezuela, lo cual ha sido del agrado de ese imperio porque va a tono con sus objetivos expansionistas explotadores, tal y como lo confesó recientemente el propio secretario de Estado yanqui, Rex Tillerson, en su macabra gira por la región.

La segunda mentira de naturaleza neófita o cruel

Otra premisa falsa es considerar ilegítima una decisión refrendada nacionalmente por el pueblo en presencia de decenas de prestigiosos Acompañantes internacionales del proceso electoral venezolano. Si el carácter legítimo de la Asamblea Nacional Constituyente no es reconocido por los gobiernos del Grupo de Lima es porque sus integrantes no creen ni están de acuerdo con que los pueblos se expresen libremente como lo ha hecho durante veintiuna ocasiones el pueblo de Venezuela en los veinte años de República Bolivariana. La prepotencia de no reconocer un acto legítimo y legal ocurrido en Venezuela es un rasgo de esos gobiernos del GdL que periódicamente mandan a sus policías y tropas especiales a reprimir las manifestaciones pacíficas, ninguna de ellas como las que ha realizado la oposición violenta y terrorista de Venezuela enfocada a propiciar un golpe de Estado.  Ninguno de esos gobiernos del Grupo de Lima tiene la moral ni el más mínimo derecho para legitimar o no un acto político propio del pueblo venezolano y mucho menos para inmiscuirse en los asuntos internos de Venezuela como lo están haciendo. Hay que reconocer cómo los pueblos del continente sí condenan a diario a cada gobierno de ese Grupo por ser como esclavos o siervos sometidos a la constante amenaza de las embajadas de Estados Unidos acreditas en esos países. Esos gobernantes lo saben y en cualquier momento comenzarán a aparecer evidencias de los sobornos y los chantajes de EEUU para lograr que ellos articulen acciones contra Venezuela.  Así como el chantaje, el soborno, las operaciones de bandera falsa, los “fake news” y los falsos positivos son tácticas e instrumentos que usa el gobierno de EEUU en sus relaciones “diplomáticas” junto a los gobiernos del GdL y otros de Europa para lograr su confabulación  contra Venezuela, estos también han sido usados frecuentemente por la oposición venezolana y de ello hay innumerables evidencias. Recuérdense esas usadas en la campaña electoral de la oposición en 2015 para lograr captar una mayoría circunstancial que les diera el triunfo y conformar una mayoría en la Asamblea Nacional. Esa es la verdad y ahí están las evidencias, aparecen hasta en sus propios medios de comunicación, pues creyeron prepotentemente que en pocos días derrocarían a Maduro con un nuevo Maydan (1).  El asesinato de líderes populares de base, las acciones económicas especulativas y acaparadoras de productos de primera necesidad, las constantes mentiras sin opción a verificarlas durante la campaña, y las presiones y agresiones provenientes de EEUU contra el gobierno bolivariano, fueron las condiciones ilegales para el triunfo opositor. De manera que los gobiernos del GdL en la realidad están dando respaldo y solidaridad a las fuerzas terroristas y manipuladoras al servicio de EEUU y que cobran un salario de sus Agencias. El carácter legítimo de la Asamblea Nacional Constituyente radica en la propia naturaleza popular y masiva del acto constitutivo mediante referendo nacional, y no en las decisiones de otros gobiernos. En Venezuela sí se respeta la voluntad popular, no como en donde desgobiernan varios de los presidentes del GdL en que matan diariamente a periodistas, educadores y líderes sociales, o hacen caso omiso a las demandas sociales de sus pueblos. La Asamblea Nacional Constituyente de Venezuela es un ejemplo democráticamente valioso para las luchas emancipadoras de los pueblos latinoamericanos y por tal razón los gobiernos del GdL y el gobierno racista de Trump arremeten contra ella.

El tercer gran sofisma y sus consecuencias

Una falsedad vinculada a la anterior es que la Asamblea Nacional controlada por la oposición es legal. Ningún acto jurídico “autorizado” por esa Asamblea que está en total desacato (ampliamente demostrado por el Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela) tiene valor alguno como para ser “reconocido” por otro gobierno. En todo caso, el gobierno que reconozca cualquiera de esos actos estaría incurriendo en actos ilegales reconocidos así por el derecho internacional público y podría ser sujeto de que otros gobiernos usen esas artimañas en su contra o sean condenados en los tribunales internacionales, así como fue condenado en su momento el dictador chileno Augusto Pinochet o Videla de Argentina. Tarde o temprano los gobernantes farsantes serán puesto en la picota pública y sometidos a las nuevas legalidades que deben surgir en Nuestra América.

La cuarta falsedad contrastante con sus prácticas

El GdL realiza otra afirmación no veraz cuando declara su “enérgico rechazo a la violencia” contrastándose con ella la practica violenta que sus gobiernos ejecutan contra sus estudiantes o sus trabajadores, o como es el caso del gobierno de Colombia que con su venia o por su inacción las fuerzas paramilitares han asesinado a más de doscientos líderes sociales o como es el caso del gobierno de Argentina donde se esquilma masivamente a los ciudadanos jubilados y pensionados frente a los ojos de los gobiernos del GdL y no ha generado en ellos ninguna condena y mucho menos enérgica contra esa violencia cotidiana y uso de la fuerza contra sus pueblos en protesta. ¿Qué condena han hecho esos gobiernos del GdL a la desaparición de los 43 de Ayotzinapa o a la destrucción de ciudades completas con miles de muertos por los bombardeos de EEUU en Irak, Libia, Siria o Afganistán?¿Es veraz lo que afirman los gobiernos de ese grupo? En absoluto. Reclaman algo que ellos mismos no cumplen. 

Una quinta mentira autoflageladora

Avalar y apoyar a una exfiscal incursa en actos de corrupción evidentes y negligencia administrativa continuada es, de parte del GdL, la muestra más fehaciente del carácter delictivo e inmoral  de esos gobiernos pues al respaldar la impunidad criminal generada por la inacción fiscalizadora que fue imponiendo desde 2013 la exfiscal ante asesinatos, corrupción y sabotajes desestabilizadores del sistema político venezolano liderado por Maduro, están dando luz verde a la impunidad y el crimen en sus propios países. En Venezuela, gracias a la designación de un nuevo Fiscal se han venido descubriendo grandes fechorías y desfalcos a los fondos públicos que había permitido la exfiscal Luis Ortega Díaz durante su mandato, de los cuales se aprovechó personalmente de forma evidente pues así lo han declarado apresados incursos en esos hechos. Así es como el GdL se deslegitima frente a sus pueblos y el mundo que está al tanto, no solo de los medios transnacionales de noticias, sino sobre todo de las redes sociales donde también circulan las noticias veraces que emiten los pueblos y los gobiernos verdaderamente democráticos como el de Venezuela. Ya se verán entre esos gobernantes proimperialistas los nuevos Videlas, los Pinochet, o los nuevo Martinelli sentados en el banquillo de los acusados ¿Kuczynski?¿Temer?¿Macri?¿Cartes?¿Peña Nieto?¿Hernández?.

Sexta y séptimas mentiras con que se enfrenta al mundo

Una sexta falsedad de las premisas de la susodicha declaración de Lima es que en Venezuela “se violan los derechos humanos” y “las libertades fundamentales”, lo cual se contradice ampliamente con la realidad y con lo afirmado por varios organismos internacionales que han reconocido los avances logrados por Venezuela en materia de derechos humanos y sobre todo en derechos a la vida de las personas residentes en el país. ¿No resulta evidente que más de 5 millones de colombianos y colombianas han recibido solidaridad, resguardo y apoyo en Venezuela debido al crítico nivel de vida sufrido en Colombia? ¿No basta para evidenciar el total respeto a los derechos humanos en Venezuela las veces que ella se ha sometido al examen internacional de los DDHH con reconocimientos internacionales por su labor en esa materia? ¿A qué libertades fundamentales se refiere el GdL en un país donde cualquier persona en cualesquiera de los cientos de radios o decenas de televisoras privadas puede decir mentiras y las repiten a diario contra los proyectos sociales del gobierno o contra el propio gobierno y su Presidente? ¿De qué persecución política hablan los gobiernos del GdL si todos los opositores, incluso los que han alentado la violencia y las guarimbas (2)  cercenadoras de las libertades de tránsito de la población, andan sueltos declarando por los medios o viajando por el mundo pidiendo a potencias extranjeras la invasión a su propio país? ¿Estaría el gobierno de México o de Colombia o de Brasil de acuerdo con que algún ciudadano o ciudadana convoque o pida la invasión de Rusia a Chihuahua, a Cartagena o la de China a Porto Alegre en Brasil?.

Octava maravilla de las mentiras

Las falsedades del Grupo de Lima se complementan con la demagogia más indigna que pueda haber hoy en día en el mundo. Sus embajadores acreditados en Venezuela deben estar horrorizados con las mentiras emitidas por sus presidentes en el GdL pues ellos saben que los únicos presos existentes en Venezuela son los que han delinquido y violado las regulaciones de seguridad de la Nación, ya que dichos diplomáticos conversan a diario con los políticos de oposición, en desayunos, almuerzos o cenas en costosos restaurants de Caracas. Pero la inmoralidad es de tal magnitud que esos gobiernos irrespetan hasta a sus propios embajadores cuando emiten semejantes falsedades contra Venezuela y después esos embajadores tienen que bajar la frente en las recepciones diplomáticas ante la mirada preocupante de sus colegas de la región o de otras partes del mundo que no aceptan las imposiciones de EEUU. Algo así debe haberle ocurrido al entonces canciller de Perú hasta enero de este año, Ricardo Luna Mendoza, diplomático peruano de carrera que actuó en su lúcida madurez ante el relevante Grupo de Contadora y Grupo de Rio.  

Más libres que las elecciones de Venezuela no hay ningún gobierno que las realice, en Suramérica o Centroamérica. Esa es una verdad de perogrullo que el Grupo de Lima trata de enmascarar para esconder sus propias maniobras electorales ilegales, y eso también lo conocen los cientos de Acompañantes Internacionales con que han contado los procesos de elecciones venezolanos. ¿Por qué el GdL, si actuara de buena fe como lo establece el derecho internacional público, no ha convocado o invitado a declarar  a esos acompañantes internacionales?¿Por qué no se han dignado en consultarles?¿Por qué ahora quiere el Grupo de Lima callar al Presidente Nicolás Maduro negándole su asistencia a la Cumbre de las Américas?¿Tienen temor a que Maduro cuente a los pueblos la verdad de lo que ocurre en Venezuela y revele con valentía y talento que lo caracterizan las atrocidades que esos gobiernos cometen contra sus propios pueblos?.

Un noveno sofisma contra la comunidad internacional

Esta novena afirmación falaz de la primera declaración del GdL, no de las mentiras con que a diario gobiernan sus países, sino de las expresadas en el bodrio construido en Washington o en los laboratorios de la CIA, es que Venezuela “no cumple” con los requisitos ni obligaciones de los miembros del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas. Con semejante falsedad el GdL irrespeta evidentemente a las decenas de justos gobiernos que decidieron respaldar al gobierno venezolano para integrar ese Consejo, el Movimiento de Países (122) No Alineados  porque resultó para ellos convincente la paciente y sostenida labor de Venezuela en protección social, en seguridad social, en previsión social, en garantías de vida para personas con discapacidad, en proporcionar servicios médicos y universitarios gratuitos y masivos a la población, en darle gratuitamente computadoras escolares llamadas “Canaimitas” a la niñez venezolana, colombiana y latinoamericana que estudia en Venezuela, en elevar constantemente la tasa de empleo y propiciar proyectos  de emprendimiento a la juventud venezolana. ¿Cómo pueden falazmente afirmar que Venezuela no cumple las obligaciones en derechos humanos?¿Es que los gobiernos del Grupo de Lima creen que los derechos humanos son los derechos de las burguesías a hacer cuanto les plazca para enriquecerse en sus países?¿por qué quienes integran los poderes en esos Estados son en su mayoría provenientes de los sectores adinerados y admiradores de la cultura del american way of life?¿a dónde van sus familias en las vacaciones sino es a Dysnelandia o a las islas paradisiacas ligadas a paraísos fiscales donde guardan sus “ahorros”?.

Indáguese y revélese las verdades de como los gobernantes del Grupo de Lima y sus testaferros se dan la buena vida a costa de los sufrimientos de sus pueblos y se contrastará reveladoramente con eso que afirman en la declaración contra Venezuela. Ese tipo de vida ansiada de la Florida o de Orlando es la que ahora le permite a EEUU chantajearlos con retirarles las visas o confiscarles sus mansiones, o incluso sobornarlos con prebendas inversionistas o exenciones fiscales para que agredan a los dignos gobernantes venezolanos que resisten los embates del imperio estadounidense para vencer como lo hicieron contra el imperio español los padres fundadores en Junin, Carabobo o Ayacucho. Los gobernantes del GdL se enfrentan, con esa falacia sobre Venezuela y el Consejo de Derechos Humanos, a los ciento veintitrés países que conforman el Movimiento de los No Alineados y del cual Nicolás Maduro es su Presidente pro-tempore. ¿Será seguir boicoteando al MNOAL otro de los intereses de Trump al involucrar al GdL en tan indigna operación contra Venezuela?¿destruir la Comunidad de Estados de Latinoamérica y el Caribe (CELAC) es otro de los objetivos?¿se dan cuenta esos gobernantes de la responsabilidad histórica que están asumiendo al confabularse con el desacreditado e impopular gobierno estadounidense que llama “países de mierda” a civilizaciones del sur que merecen respeto, consideración y estima por los siglos que han resistido al colonialismo y neocolonialismo y sus pueblos trabajan laboriosamente para salir adelante, e incluso muchos de sus hijos hacen grandes aportes a la Nación norteamericana?.

Décima mentiras al hilo en ese bodrio

La decima estupidez, más que falacia, de la denominada “Declaración de Lima” que en su esencia desprestigia el digno nombre indígena de la capital peruana, es que en Venezuela hay “una crisis humanitaria” y que por ello condena al gobierno por “no permitir” el ingreso de alimentos y medicinas en apoyo al pueblo venezolano. En esas afirmaciones hay varias mentiras. La primera es que la llamada “crisis humanitaria” solo es verdad como discurso imperial y como término utilizado en todas las campañas de publicidad que diseña y ejecuta EEUU antes de invadir militarmente o de intervenir abiertamente en los asuntos internos de los Estados en los cuales quiere “cambiar al régimen”, pero no guarda ninguna relación real con lo que ocurre en Venezuela. ¿Quién en el mundo va a creer que hay una crisis humanitaria en Venezuela, tal y como la define la ONU, existiendo un pueblo tan sabiamente protegido social y militarmente por su gobierno que ante las convocatorias del Presidente se moviliza por millares para marchar o concentrarse de forma alegre y comprometida?. La previsión y protección social garantizada por el gobierno venezolano a su población, que resultan ser verdaderos antídoto para prevenir los desajustes, son más que ello los catalizadores del auge humanitario en Venezuela. La protección social impulsada por Maduro, no solo se expresa en todo lo que hasta aquí se ha afirmado sobre la seguridad social, la salud y la educación sino también en la aplicación de las políticas laborales y salariales de continuo incremento, la organización comunitaria del pueblo para solucionar problemas, los amplios créditos bancarios y las facilidades comerciales dadas para adquirir celulares inteligentes o nuevos hogares como son esos dos millones construidos por la Gran Misión Vivienda Venezuela que ha puesto a vivir dignamente a más de 6 millones de personas, o carros del año como fueron esos miles vendidos a precios solidarios en los últimos diez años. ¿A qué crisis humanitaria se refieren esos gobernantes del GdL? Si algunos de los cuales usurpan el poder que debe estar bajo el control del pueblo y no de grupitos de ricachones o corruptos como son los que firman la indigna declaración antivenezolana. Una segunda mentira es que el gobierno venezolano “no permite” cuando en realidad lo que ocurre es que EEUU bloquea financiera y comercialmente a Venezuela para dañar las compras de medicina y alimentos del gobierno y tratar de crear situaciones criticas en la población, al mismo tiempo que presiona con chantajes y sobornos a los laboratorios farmacéuticos privados y transnacionales instalados en Venezuela para que encarezcan o reduzcan sus producciones y estas  desaparezcan del mercado, y así tratar de crear esa “crisis humanitaria” ansiada por el Pentágono, la cual sería utilizada como pretexto por la 4ta flota del Ejército estadounidense para “asistir humanitariamente” a la población, cuando lo cierto es que esas tropas buscarán regar de sangre y miseria a Venezuela. La realidad es que nunca ha habido una real oferta solidaria externa de ayuda en medicamentos ni alimentos por lo que el gobierno nunca ha tenido la opción de “permitir” o “negar” y por esa razón Maduro se abocó a negociar más medicinas con la India y otros gobiernos receptivos, al mismo tiempo que el bloqueo yanqui lo enfrenta con entregas gratuitas de medicamentos de alto costo mediante mecanismos masivos de llamadas telefónicas al centro distribuidor bien abastecido y con alcance nacional. Por otro lado está el millar de Centros de Diagnóstico Integral (CDI) y Salas de Rehabilitación Integral (SRI) que asisten gratuita y diariamente a más de cien mil pacientes.

Una oncena falsedad para contrastar con sus verdaderas intenciones

Otra mentira en este aspecto de la declaración de Lima es el presunto “ingreso de alimentos y medicinas” pues eso queda siendo solo un término más de la campaña de publicidad para dañar internacionalmente la imagen del gobierno venezolano y para crear elementos mediáticos para los guiones de programas radiales y televisivos opositores dirigidos a crear condiciones para un golpe de Estado, una intervención extranjera en Venezuela o una invasión armada por sus fronteras y propiciar la creación de un gran caos en Suramérica que por un lado corte las crecientes relaciones sino-latinoamericanas o ruso-latinoamericanas, y por otro coloque a los pueblos en situaciones críticas de dependencia total de sus burguesías como las que hoy sufren los iraquíes, sirios o libios, y de las cuales hoy se aprovechan las megacorporaciones dedicadas a ofrecer “ayuda” a los pueblos que ellas mismas, a través de sus gobiernos imperiales, llevaron a la destrucción bombardeándolas y luego logrando enfrentar a sus ciudadanos en incruentas guerras civiles hasta quedar devastadas sus ciudades y poblados. ¡Que esos gobiernos del Grupo de Lima -si tienen una gota de sensatez- digan con precisión qué carga de alimentos y medicinas donadas por ellos o por otra organización han sido impedidas entrar al país por el gobierno venezolano!  No podrán porque todo es una gran mentira para hacerle el juego al gobierno de Trump y cumplir como “perritos falderos” con el dictado yanqui. ¿Cuántas medicinas o alimentos han enviado a Venezuela los gobiernos de ese grupo por las grandes compañías transnacionales de transporte de mercancías que están en plena actividad desde todos los países del mundo y que el gobierno las haya impedido o bloqueado o algo similar?. Si en verdad quisieran ayudar al pueblo de Venezuela, el GdL debió comenzar por exigir a EEUU levantar el bloqueo financiero y eliminar las amenazas a las empresas extranjeras que quieren comerciar con Venezuela. Ambas medidas son las que inducen las situaciones críticas en Venezuela pero nunca llegarán a crisis humanitarias mientras haya un gobierno previsor, protector y garantizador de la seguridad social en su máxima expresión  para sus ciudadanos y ciudadanas, sean trabajadores activos, pensionados o jubilados. Por todo ello, otra de las mentiras asociadas radica en que si no ha habido oferta solidaria real de medicinas y alimentos y sí bloqueo y amenazas, el susodicho “apoyo al pueblo venezolano” queda además de innegable falsedad como una frase demagógica al estilo de las que utilizan esos gobernantes para ganar las elecciones y después incumplen de la forma más inmoral del mundo compitiendo en esa inmoralidad con Mariano Rajoy quien en España no alcanza, al igual que Santos o Temer, ni el 25% de apoyo popular, muy contrastante con el 53 o superior por ciento logrado por Nicolás Maduro en los últimas tres procesos electorales realizados en 2017 con amplia participación y con un ejemplar comportamiento electoral del pueblo. 

La doceava afirmación mentirosa y de naturaleza imperialista

Una mentira histórica,  pero arropada en toda una verdad injerencista, es que la susodicha Carta Interamericana es “democrática” cuando la realidad es que es un mero papel inaplicable y antidemocrático por sus procedimientos y poderes implícitos, ya que fue un engendro imperial de George W. Bush surgido de las mismas mentes que convirtieron a Irak en un país devastado que para reconstruirlo necesitan más de 100 mil millones de dólares y restituir las mismas condiciones humanas a su pueblo es imposible por tener más de un millón de víctimas mortales que ocasionan infinitas secuelas familiares para varias generaciones como mismo ocurre hoy en Japón con los familiares de las víctimas de las bombas atómicas lanzadas por EEUU en Hiroshima y Nagasaki, o las miles de familias de la otrora Yugoslavia desintegrada por los inclementes bombardeos de EEUU y la OTAN, y que hoy forman parte de los conflictos en Bosnia, Herzegovina, Serbia, Kosovo, Croacia, Eslovenia o Macedonia que componían el país que logró reunir y unir el partisano convertido en mariscal, Joseph Broz Tito, y que a su muerte comenzó a ser resquebrajado por las campañas mediáticas dirigidas desde el cuartel central de la OTAN en Bruselas. Tratar de aplicar la Carta a Venezuela que ya manifestó su decisión de dejar la OEA e inició ese proceso es atentar contra la propia Carta y contra la más amplia Carta de las Naciones Unidas que reconoce los principios superiores del derecho internacional público como es el respeto al derecho a la autodeterminación de los pueblos, la no injerencia en los asuntos internos de los Estados, la proscripción al uso de la fuerza para resolver los conflictos internacionales y el respeto a la soberanía de los Estados, entre otros. Al tratar de aplicar esa Carta el GdL se coloca al margen del Derecho Internacional Público, lo cual sería otro cargo en el futuro juicio contra sus gobernantes que realizarán los pueblos. La comunidad internacional que conforman el Movimiento de Países No Alineados, por la misma naturaleza de sus principios fundacionales de Bandung y Belgrado, respaldan a su actual Presidencia pro tempore, Venezuela, ante una acción injerencista e intervencionista de los gobiernos deslegitimados o no de ese Grupo de Lima totalmente alineado y al servicio del gobierno de Trump.

Treceava falsedad, ésta en torno al secuestro de un organismo intergubernamental

Respecto a los apoyos que ese Grupo de gobernantes pretenden dar a su secuestrado Mercosur para seguir violando el derecho internacional público en sus principios y normas, contra un gobierno latinoamericano, como el venezolano, con el que mantienen relaciones diplomáticas y contra el que como potencia energética ayuda con petróleo en condiciones comerciales muy ventajosas para gobiernos solicitantes, también con servicios médicos, como ningún otro lo ha hecho, a muchos pueblos de las áreas caribeña, suramericana, centroamericana y de África, y con miles de becas de estudio a lo largo de dos décadas, servicios oftalmológicos, odontológicos o estomatológicos, operaciones cardiacas y de otra índole, es previsible que esa acción del GdL se convierta en otro bumerang porque sus propios pueblos le saldarán esa cuenta de ingratitud hacia Venezuela que como ninguno de esos gobiernos ha hecho honor y dignificado realmente el compromiso democrático establecido en el Protocolo de Ushuaia.

Catorceava falacia que además presupone violación del DIP

Al acordar, como grupo, fuera de los Grulac (3), “no apoyar ninguna candidatura venezolana en mecanismos y organizaciones regionales e internacionales”, los gobiernos del GdL están poniéndose al margen de las prácticas internacionales y de los principios del derecho internacional que establecen actuar de buena fe y en beneficio mutuo en las relaciones internacionales pero también actúan contra la filosofía de los Grulac que conlleva a la pérdida de poder de acción conjunta para favorecer a EEUU. ¿Qué daño ha hecho el gobierno bolivariano a estos países para que sus gobiernos actúen con tanta saña y odio contra Venezuela y pretendan una actuación legítima y reconocida por la comunidad internacional?¿En qué radica el interés de estos gobernantes al servicio del gobierno pentagonista de Trump sino es en tratar de debilitar el potencial renovador y emancipador con que Venezuela está transformando la vida nacional?¿contraviene a los intereses de explotación de sus pueblos el ejemplo que ofrecen las transformaciones sociales en Venezuela?

Con Venezuela no podrán porque el pueblo digno y agradecido es protegido por Maduro

Si el Grupo de Lima-EEUU creen que conforman el ombligo del mundo o el eje de la política internacional para buscar el derrocamiento de un gobierno ampliamente democrático, como es el que preside Nicolás Maduro, están bien alejados de la realidad del mundo de hoy. Tratar de disminuir las capacidades defensivas de Venezuela siguiendo órdenes del Pentágono y del Departamento de Estado de EEUU e intentar detener el ingreso a Venezuela de armas, vehículos, insumos logísticos o municiones y misiles con que el gobierno bolivariano debe garantizar la defensa de la integridad territorial de Venezuela, su soberanía e independencia, son meras quimeras violadoras de la soberanía venezolana que solo pueden anidar en las mentes prepotentes de gobernantes sumisos al imperio y seguir alentando lo imposible, pues ni el gobierno de Rusia ni el de China o Irán o Bielorrusia serán receptivos, ni víctimas de tales amenazas, y mucho menos el de Cuba que continuará, como siempre lo ha hecho, ayudando a desarrollar las potencialidades humanas de todas y todos los defensores de la Patria refundada por Chávez y protegida por Nicolás Maduro, hoy más democráticamente socialista que cuando el gobierno estadounidense la consideró “una amenaza inusual y extraordinaria” en 2015 y reveló, una vez más pero esa vez por escrito y públicamente, las verdaderas intenciones imperiales,  a partir de lo cual el gobierno venezolano multiplicó la recepción de solidaridad internacional recibida de pueblos de los cinco continentes porque ellos saben y están ya convencidos de que la Revolución Bolivariana nunca negociará su independencia ni nunca entregará su soberanía sino que la defenderá al precio que sea necesario.

NOTAS

(*) Politólogo, Internacionalista, Editor y Analista internacional entrevistado en medios nacionales e internacionales. Profesor de la Maestría en Relaciones Internacionales del Instituto de Altos Estudios en Seguridad de la Nación UMBV, profesor de la Maestría en Derecho Internacional Público de la UBV y profesor de la Escuela de Estudios Internacionales de Faces-UCV. Blog http://profewong.blogspot.com Twitter: @ProfeWong. 

(**) “Déjese aquí cuanto sea recelo, mátese aquí cuanto sea vileza”, expresión hecha mundialmente famosa por Carlos Marx al concluir el prólogo a su obra Contribución a la Crítica de la Economía Política escrita en Londres, 1859.

 (1) Ese nombre Maydan alude a la principal plaza de Kiev, capital de Ucrania, donde se desarrollaron en 2013-2014 los procesos violentos y golpe de Estado contra el Presidente Constitucional ucraniano, Víctor Yanukovich y el terrorismo imperial aprovechó para derrocarlo.

(2) Las guarimbas son acciones violentas e ilegales organizadas en puntos específicos de las grandes ciudades, apoyadas en medios comunicativos y tecnológicos. Son del  tipo de “enjambres sociales” que tratan de provocar escaladas de violencia dirigidas finalmente a derrocar gobiernos, según han sido definidos por manuales y estudios del Pentágono.

(3) Los Grulac son los Grupos Latinoamericanos que se forma en cada órgano intergubernamental de ONU o de cualquier otra organización multilateral de carácter mundial mediante los cuales los países de la región establecen acuerdos y concertan acciones conjuntas ante otros grupos de otras latitudes.

  

domingo, 11 de febrero de 2018

Venezolanidad y Latinoamericanismo. La identidad, invariante de la integración.



Venezolanidad y Latinoamericanismo

Por Ernesto Wong Maestre (*)

Introducción

La reflexión desencadenada con la lectura de este artículo, escrito en lo fundamental para el blog Nuestra Venezolanidad (**), sea breve o profunda, laxa o fuerte, fugaz o permanente, internalizada o externalizada, siempre genererá cambios en el conocimiento, ante todo, y en la praxis diaria, esté en un país con sistema político predominantemente capitalista o en una sociedad enfrascada y enfocada a la construcción de otro modo de vida y de producción eminentemente humano, como es el basado en el ideal socialista enarbolado por las revoluciones sociales del siglo XX y XXI que unieron la batalla emancipatoria a la lucha por la independencia, unas para consolidarla como fueron los casos de la revolución bolchevique, china, vietnamita, cubana, bolivariana, sandinista, y otras largas batallas para alcanzarla como es el caso de la angolana, mozambicana, namibiense, guineana o argelina. En ese proceso se desarrolló igualmente la identidad nacional, sin ella  -en al menos la masa crítica que actuó como “chispa” revolucionaria- nunca se hubiera iniciado el proceso revolucionario en cada país, y es solo con la independencia y con los gobiernos nacionalistas que se comienzan a fortalecer los procesos emancipatorios de diferentes estilos y con  diferentes niveles de profundización, para avanzar así hacia una mayor identidad y con ella hacia una nueva y más amplia integración entre los pueblos.

Venezolanidad, Independencia e Integración expresa la esencia de nuestro "mundo de la vida" en plena transformación y en permanente relación con ese otro amplio mundo de la naturaleza donde hay también muchas inteligencias o capacidades de conocimientos en cambios constantes, no sólo en los diversos animales sino en las plantas y en todo aquello que posea la cualidad de desarrollarse, es decir, de pasar de la potencia al acto, como definieron el "desarrollo" y nos legaron los filósofos griegos o asiáticos hace más de 2500 años. A la luz de las nuevas ciencias como la bioinformación apoyada en la nanotecnología, se está en camino de descubrir o conocer realmente que condiciones y capacidades de razonamiento a su nivel de sobrevivencia natural poseen aquellos organismos -de origen animal o vegetal- con capacidad de desarrollarse.

Ya en el ser humano los avances para autoconocerse, autoreconocerse y autocomprenderse han marcado pautas interesantes. Los estudios de la mente humana apoyados en los avances de la informática aplicada al estudio de las estructuras y funcionamiento de las neuronas pronostican la necesidad de construir nuevos paradigmas más integradores en que lo insólito deje de serlo y lo imposible abra paso a nuevas posibilidades de conocer, no solo la mente sino también cómo se comunican entre ellas, aún a largas distancias o sin el típico sonido del habla pero con “imágenes” o “símbolos” incognoscibles hasta ahora que desde hace siglos se les han llamado intuiciones o premoniciones. Estas fugaces ideas están siempre presentes en el ser humano pero cuando éste es un líder o una lidereza revolucionaria sus significados tienen mucha mayor relevancia social en los tres procesos que se integran en la emancipación social: independencia, identidad e integración, como bien lo desarrolla esa interesante y paradigmática obra de la investigadora Mirta Casañas presentada en la última Fería Internacional del Libro de Venezuela (1).

El alba revolucionaria en Venezuela

Con la Revolución Bolivariana se ha constatado lo imbricado que es la afirmación de la identidad nacional y la integración con la independencia de la Nación. Para integrarse realmente, los pueblos deben disponer de gobiernos independientes pues este siempre trabajará por consolidar la identidad nacional para poder crear la identidad e integración regional. En nuestro caso, fortaleciendo la venezolanidad se fortalecerá el latinoamericanismo que al desarrollarse reforzará mucho más las identidades nacionales que le dieron origen e impulso.

Los cambios políticos derechistas logrados en Nuestra América por el poder imperialista han revelado con más claridad no solo las verdaderas intenciones de quienes actúan como lacayos sino las ingentes tareas que deben cumplir los pueblos organizados en movimientos sociales, asociaciones o agrupaciones políticas para fortalecer los procesos identitarios, independentistas y unitarios para reconquistar de una vez y para siempre el poder  político y ejercerlo en función de los intereses de cada pueblo, según sus particularidades objetivas y subjetivas. Hacia esa meta, lo que acontece en Cuba,  Venezuela, Nicaragua, Bolivia u otro país del Alba-Tcp, resultará ejemplarizante en cualquier sentido, sea por acertado o por error. De ambos tipos de ejemplos se deben extraer nuevos conocimientos de cómo hacer la revolución socialista. Ese ideal latinoamericanista-caribeño de los colosos del Alba-Tcp va fraguando con cada proyecto en ejecución y con cada acción humana realizada en cada uno de ellos, y ese ideal, con resultados concretos, impulsará aún más la independencia y la identidad de cada pueblo, amenazada por quienes tratan de detener la marcha inexorable de la historia.

José Martí intuyó desde hace más de un siglo esa alba dialéctica y lo expuso así:
Pueblo, y no pueblos, decimos intento, por no parecernos que hay más que uno del Bravo a la Patagonia. Una ha de ser, pues que lo es. América, aún cuando no quisiera serlo; y los hermanos que pelean, juntos al cabo de una colosal nación espiritual, se  amarán luego.  Solo hay en nuestros países una división visible, que cada pueblo, y aún cada hombre, lleva en sí, y es la división en pueblos egoístas de una parte, y de otras generosos. Pero así como de la amalgama de los dos elementos surge, triunfante y agigantada casi siempre, el ser  humano bueno y cuerdo, así, para asombro de las edades y hogar amable de los hombres, de la fusión en que lo egoísta templa lo  ilusorio, surgirá en el porvenir de la América, aunque no la divisen todavía los ojos débiles, la nación latina; ya no conquistadora, como en Roma sino hospitalaria”. (Idem,67)

El latinoamericanismo es ese conjunto armónico de representaciones sociales que se van compartiendo de forma creciente “para asombro de las edades” por los grupos humanos generosos, buenos, cuerdos y hospitalarios que habitan en Nuestra América y hasta en el sur de Norteamérica, caracterizado por propugnar una estrategia de lucha virtuosa, pacífica por excelencia pero muy firme ante la violencia capitalista, para impulsar un proyecto emancipador socialista inclusivo con todos y todas que lo aprueban o no se oponen a él para enfrentar y vencer al imperio del norte.  

En efecto, todo ello es porque en los tres procesos está incidiendo con determinada fuerza, instrumentos e intensidad esa operación imperial de diversos rostros, intenciones y fines pero con el único interés de apropiarse de las riquezas nacionales  y de otros muchos intereses opuestos a la unidad latinoamericana y a todo aquello que signifique independencia e identidad nacional.

La dialéctica emancipatoria pueblo-imperio y la venezolanidad

Es cierto que la venezolanidad, la independencia y la integración están amenazadas, pero también es real que más peligro corrían antes de surgir la Revolución Bolivariana. Ahora, la venezolanidad e independencia están en proceso de ser salvadas, es decir, de que ninguna fuerza externa ni interna pueda obstaculizar que lo que nació con nuestras fuerzas se convierta en actos propios, actos de nuestras fuerzas y de nuestra inteligencia. La Revolución y el ideal del latinoamericanismo serán las mejores garantías para nuestro desarrollo como Naciones independientes e integradas, ante ese imperio caduco, decrépito y criminal que sigue acechándonos.

Pero la integración latinoamericana y el latinoamericanismo promovido por los pueblos con gobiernos populares se ha afectado en los últimos cuatro años en razón de los gobiernos opuestos a la unidad emancipadora antimperialista ya que no se muestran ni independientes ni con una profunda identidad nacional. Sobre ello hay amplias evidencias hoy en Honduras, Paraguay, Brasil, Argentina, Guatemala,  Colombia, Perú, Chile, entre otros, lo que les ocasiona grandes conflictos sociales internos.

La Constitución de la República Bolivariana de Venezuela aprobada en 1999 por el pueblo rebelde contra el neoliberalismo, expone que "las culturas populares constitutivas de la venezolanidad gozan de atención especial, reconociéndose y respetándose la interculturalidad bajo el principio de igualdad de las culturas"(Art 100), con lo cual deja sentada varias premisas de alta significación para los estudios y la comprensión de lo que significa la venezolanidad.

Por un lado, significa una condición que se posee colectiva e individualmente ya que aquellas culturas populares que la integran interaccionan protegidas jurídicamente por el Estado a través de su Carta Magna, la cual es garante a su vez del principio de "igualdad de las culturas"y de las aplicación de políticas públicas en las fronteras de Venezuela que garanticen en su territorio el desarrollo de "la venezolanidad, el mantenimiento territorial y la soberanía"(Art.157) con lo que se hace patente, tanto la multiculturalidad de que se compone la Nación venezolana, como la necesaria seguridad e independencia que se requiere para sostener y desarrollar la venezolanidad,  como condición de la propia independencia y con ella de la integración latinoamericana.

La venezolanidad en el siglo XXI significa también un estado de la conciencia social que se contrapone al nacionalismo burgués o al chovinismo ultranacionalista de las clases acomodadas dirigidas por la oligarquía vendepatria. Cada día que transcurre en Venezuela cada vez más pueblo reconoce como válido el principio de compartir lo que se tiene y no dar lo que sobra. Cuando el hoy Comandante Supremo y Eterno Hugo Chávez creó la organización Petrocaribe, hizo fraguar al mismo tiempo una nueva ética política, como cualidad de la población revolucionaria que enriqueció y fundamentó la política exterior venezolana, con su desprendimiento material para reconocerse como ser social, compartiendo lo que se tiene y recibiendo a su vez del Otro lo que el Otro tiene y está dispuesto en ofrecer, porque ambos se identifican en que primero es Ser que Tener. Se es solidario o solidaria y se tiene solidaridad, se es honesto u honesta y se tiene dignidad. Se es humano y se tiene capacidad para hacer la Revolución que es lo opuesto a pensar en tener riqueza para poder ser alguien en la vida con virtudes, talento y valentía o patriotismo como lo exigió el Libertador de América, Simón Bolívar (3).

La venezolanidad, como construcción hegemónica, es la identidad de todos y todas que son humanos, honestos y solidarios, ampliamente intercomunicados porque se reconocen como comunes (2) en la Venezuela del siglo XXI que construye un mundo mejor y una Patria donde impere la dignidad y el permanente ímpetu revolucionario para la transformación de las estructuras que sean necesario cambiar.

Por todo ello, en la Ley Plan de la Patria todos sus Objetivos están orientados, de forma directa o indirecta, hacia el desarrollo y protección de la identidad nacional, a través de elevar los niveles de estabilidad política y seguridad social como condiciones de la felicidad que es una de las cualidades sustanciales de la venezolanidad y esta, a su vez, es ese estado de la conciencia social que favorece el alcance de otros niveles superiores de independencia política y económica con estabilidad, seguridad y felicidad.

REFERENCIAS

(1) Casañas Díaz, Mirta y Martell Díaz, Marylin S. (2016) Identidad, independencia y unidad en América Latina y el Caribe. Edición de la Universidad Bolivariana de Venezuela, 2017, Caracas.

(2) Buen Abad, Fernando (2010).- Filosofía de la Comunicación. Edición El Perro y la Rana, 2010, Caracas.

(3) Véase el discurso ante los legisladores en el fundacional Congreso de Angostura de 1819. Allí Bolívar insiste en esas tres fuentes de su visión estratégica para lograr lo que hoy se comprende como emancipación social.

(*) Analista Político e Internacionalista. Profesor de la Maestría en Derecho Internacional Público de la UBV y del Seminario de África de la Escuela de Estudios Internacionales de FACES-UCV. Presidente de Planeación, Organización y Desarrollo de TRISOL y Coordinador Nacional de los Corresponsales Voluntarios del Pueblo.

(**) Se refiere al blog www.nuestravenezolanidad.blogspot.com que publicó inicialmente este artículo,  creado por los Educadores Patriotas para reunir allí todos los trabajos de maestros, estudiantes, analistas o investigadores sobre Venezolanidad, Identidad, Independencia e Integración.

martes, 5 de diciembre de 2017

La Felicidad Virtuosa: anhelo nacido con Bolívar

La Felicidad Virtuosa: anhelo nacido con Bolívar

 Por Ernesto Wong Maestre

Casi a doscientos años del histórico y célebre discurso de  El Libertador de América en la ciudad de Angostura(1),  en el oriente de Venezuela, las ideas fundadoras de Simón Bolívar hoy sirven de guía al Gobierno Bolivariano, enfrascado desde 1999 en crear las condiciones sociales, económicas y políticas necesarias donde se logre concretar como realidad el modelo de democracia participativa y protagónica fijada por el pueblo en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, aprobada ese mismo año.
El ideal de Angostura es guía política,  precisamente porque Bolívar se refirió al “sistema de gobierno más perfecto” que sería el que “produce mayor suma de felicidad posible, mayor suma de seguridad social y mayor suma de estabilidad política” y que esa felicidad  o “la dicha” como “dote de Venezuela” se podría alcanzar mediante las leyes dictadas por el congreso constituyente. Su sostenibilidad y “eternización” deberían lograrse, entonces, como resultado de la aplicación de las leyes de los legisladores que garantizarían “la seguridad y la estabilidad”. Es decir, esas dos invariantes, una referida a la condición humana y la otra a la condición del sistema político, son para el Libertador las que darán sostenibilidad permanente a la felicidad, y esta será virtuosa si el gobierno “perfecto” interacciona con la ciudadanía apegado a las virtudes.
Es por ello que el discurso de Bolívar en Angostura es un documento de cabecera para cualquier líder, por ser visionario al estar generado por un estratega y un ser humano excepcional, y por ser crítico y conceptualizador en un momento histórico de tránsito de sistema político, con la misión de transformar las visiones y las praxis de los nuevos legisladores surgidos en el proceso independentista y por tanto impregnados de valores y hábitos heredados del sistema colonial capitalista.
Una de las premisas en que Bolívar basa sus argumentos es en la propia naturaleza humana pero inserta en la sociedad, con lo cual queda claro la fortaleza de su sustento. “Que los hombres nacen todos con derechos iguales a los bienes de la sociedad, está sancionado por la pluralidad de los sabios –dijo Bolívar-; como también lo está que no todos los hombres nacen igualmente aptos a la obtención de todos los rangos; pues todos deben practicar la virtud y no todos la practican; todos deben ser valerosos, y todos no lo son; todos deben poseer talentos, y todos no lo poseen”. Virtud, valentía y talento son las tres variables en que el Libertador se afirma para valorar a un líder social y también para formarlos,  plenos de virtudes, de voluntad patriótica para vencer y de inteligencia y creatividad para enfrentar las amenazas, los peligros y cuanto reto se interponga en el camino hacia la libertad.
Son los líderes que deben conformar ese “gobierno perfecto”, “eminentemente popular, eminentemente justo, eminentemente moral, que encadene la opresión, la anarquía y la culpa”(Idem). He ahí esos pares dialécticos que en el pensamiento del Libertador constantemente brotan para explicar, convencer o criticar: popular-opresión,  justicia-anarquía y moral-culpa. Lo caracterizado como popular es totalmente distante de la opresión o la represión de un gobierno; la ley que impone orden es el otro polo de la anarquía; y la conducta adecuada, ciudadana, plena de valores es contradictoria con la culpa, con las manifestaciones sancionables. No es una visión dicotómica porque la perfección de un gobierno no la apreciaba Bolívar solo en los rasgos observables por pares sino también en sus intenciones y expectativas. Por ello es que también reconoció que el “gobierno perfecto” debía hacer “reinar la inocencia, la humanidad y la paz” y que  “bajo el imperio de leyes inexorables” logre construir una sociedad donde se haga realidad “la igualdad y la libertad”.
Entonces, pudiera afirmarse que la felicidad virtuosa, en el pensamiento bolivariano, es el estado espiritual anhelado que debería poseer cualquier ciudadano o ciudadana que ejerce sus derechos y cumple sus deberes, históricamente determinados por el proceso de desarrollo social y garantizado por un gobierno revolucionario. En el caso de Venezuela iniciado con la independencia nacional, en los albores del siglo XIX, alcanzada con el liderazgo del Libertador Simón Bolívar quien resaltó la valentía, el talento y las virtudes como las condiciones personales necesarias de los y las constructoras de la nueva República, aún en proceso en el siglo XXI, defendido por el Gobierno Bolivariano que preside el camarada obrero Nicolás Maduro.
La felicidad virtuosa es una de las condiciones sociales necesarias que se va formando en la construcción del Socialismo Bolivariano, junto a las otras condiciones indispensables, como la plena estabilidad política y el mayor nivel de seguridad de la Nación, para consolidar la independencia nacional. En Venezuela, tales condiciones se fundamentan legalmente en la Carta Magna de la República, en la Ley Plan de la Patria, en la Ley Orgánica de la Seguridad Social, entre otras leyes. Es un anhelo nacido con el Libertador de América, Simón Bolívar, que está integrado en el imaginario popular socialista de la Revolución Bolivariana guiado por el legado del Comandante Supremo Hugo Chávez Frías que hoy asumió como suyo el pueblo venezolano y su líder Nicolás Maduro Moros, Presidente de la República Bolivariana de Venezuela.
El tipo de felicidad virtuosa que imaginó Chávez se opone a ese ideal hedonista con que los epicúreos –hace más de dos mil quinientos años-  trataban de guiar su vida alegre y dispendiosa de esclavistas o a ese tipo de vida individualista desinteresada y desvinculada de su entorno social, muy ambiciosa y egoísta que se difunde desde Hollywood o por internet para mantener a los pueblos enajenados y dominados.
La felicidad virtuosa es más el tipo de “felicidad estoica”, donde el esfuerzo y el sacrificio se hacen conscientes en función de la sociedad y del placer personal de sentirse útil al Otro, como lo predicaba Bolívar.
Es la felicidad alcanzada con el ejercicio de las virtudes y las capacidades de transformación individuales y colectivas desencadenas por la revolución social que hoy avanza por todo el continente. Es el placer de sentirse provechoso para la Patria y para su familia y no la satisfacción del ego y los gustos personales, distanciados de las exigencias sociales de construir un mundo mejor y posible.
La felicidad virtuosa y la seguridad social garantizada por la Revolución son dos estados del ser humano que el Gobierno Revolucionario y su pueblo aspiran a eternizar. 

Escrito el 5/12/17

Citas
(1)  Discurso pronunciado por Simón Bolívar en Angostura, Venezuela,1819. http://www.tss.gob.ve/wp-content/uploads/2016/01/discurso_angostura.pdf

Palabras claves: Felicidad – Virtud – Bolívar – Chávez – Maduro – Socialismo – Venezuela – Angostura – Estoicismo – Epicureismo -

lunes, 6 de noviembre de 2017

La Revolución Socialista Centenaria y Venezuela - 6/11/17

La Revolución Socialista Centenaria y Venezuela


Por Ernesto Wong Maestre


Su sentido histórico



Después de cien años, próximos a ser sobrepasados, aquella proeza de obreros, soldados y campesinos, en su mayoría rusos pero también de otras etnias o pueblos subyugados por el zarismo, hoy trata de ser silenciada, ahogada en penumbras creadas por las falsedades que la burguesía en cada país lanza para obstaculizar la comprensión del acontecimiento histórico que inició la era del socialismo en el mundo, la era parida por muchos corazones rebeldes como los de quienes escalaron las puertas del Palacio de Invierno de Moscú para hacer justicia y realidad la otrora Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano cuando los franceses y las francesas con su fugaz revolución sometieron el poder decrépito de la nobleza feudal pero sucumbieron ante el pujante, traicionero y mejor organizado poder de los mercaderes convertidos ya en burgueses.



Casi siglo y medio después de esa primera revolución social europea frustrada, y gracias a la teoría científica desarrollada por Carlos Marx y Federico Engels con la cual Vladimir Ilich Ulianov, más conocido por Lenin, estudió varios procesos revolucionarios, en particular ese liderado por Robespierre, Marat y Danton conocido como la Revolución Francesa, la praxis revolucionaria socialista, asimiladora de más de cien años de experiencias y conocimientos, daría frutos ante la burguesía oportunista y calculadora para que el derrocamiento del Zar en febrero de 1917 no terminara quedando en las redes del pujante capitalismo europeo que tenía en Alexandr Kerenski su peón anticomunista para reeditar la maniobra burguesa parisina de 1789.



Así fue y seguirá siendo siempre que los revolucionarios y las revolucionarias con sentido del momento histórico actúen apegados a los principios y ética de la emancipación. Hoy en Venezuela, en medio de una compleja lucha de clases y el bloqueo financiero, económico y comercial ejecutándose por las redes imperiales, se recuerda y se rinde homenaje a quienes con honor, dignidad y valentía elevaron la bandera de la hoz y el martillo con un mar de manos como base, empuñando fusiles y azadas, y como líder al invencible autor –entre otras obras- de “Qué hacer”, de “Tres fuentes y tres partes integrantes del marxismo” y de “El imperialismo, fase superior del capitalismo”..  



Con la misma precisión de cualquiera de los grandes estrategas militares anteriores y el apego inamovible a los principios formulados por los padres del marxismo, Lenin dirigió a la masa crítica de trabajadores y militares que fue capaz de vencer en nueve meses a la ambiciosa burguesía rusa y los reductos políticos zaristas. Ambos muy debilitados por las pérdidas económicas en los cuatro años que duró la primera guerra mundial en que países gobernados por la burguesía se enfrentaron por un nuevo reparto del mundo porque esa es la única clase social que ha conducido al mundo a guerras de conquistas coloniales, a dos guerras mundiales y a muchos países a sufrir infinitas guerras locales que ocasionaron más de dos mil millones de muertes en América Latina, África y Asia durante los últimos cuatro siglos.



Como “gladiador de mil batallas”, calificado así Lenin por Fidel Castro en el centenario de su natalicio, el líder ruso fue un sagaz y audaz organizador del pueblo, atendiendo a sus características culturales y políticas formadas en los años de batallas sociales y teóricas emprendidas por los llamados demócratas rusos y por el amplio movimiento bolchevique fundado en el seno del Partido Obrero Socialdemócrata de Rusia, radicado en Minsk, la hoy capital de Bielorrusia.



El significado histórico de la obra leninista y de la primera revolución socialista del mundo, ante todo, está anidado en el corazón de las generaciones que tuvieron conciencia plena de los valores construidos y en los errores cometidos en las siete décadas de sistema soviético. También, se aprecia su significado en todos esos pueblos y sus gobiernos que de una u otra forma enarbolan las ideas socialistas surgidas de ese octubre victorioso. 



Sus impactos mundiales



La Revolución Socialista Centenaria fue hija de la historia construida por los pueblos y sus líderes, siempre enfrentados a los dominantes capitalistas que desde inicios del siglo XX van conformando el sistema imperialista donde se articulan las operaciones de la burguesía a escala cada vez más mundial hasta lo que hoy se conoce como globalización.



Pero ya en este avanzado siglo XXI, en esa globalización está actuando un elemento disonante para el imperio, el dragón asiático, porque nació bajo el influjo de aquella revolución rusa, aunque fue favorecido por la propia ley capitalista de mover los capitales hacia donde ofrezcan mayor cuota de ganancia, lo que le permitió a ese dragón, ganar espacios y poderes, y hoy es un factor definitorio de la globalización actual, y por ello es generador de preocupaciones al sistema imperialista y víctima de disimiles estrategias para desintegrarlo, aunque Beijing sigue demostrando que el hegemón es un “tigre de papel”..



Hoy China exhibe un modelo para reducir masivamente la pobreza en lo interno y externo basado en una concepción científica del desarrollo que centra su atención en el desarrollo de la infraestructura, sobre todo comunicativa, donde históricamente se han concentrado los ejes del poder. Trescientos millones de chinos y chinas que en cinco años dejan de ser pobres es el equivalente a casi toda la población de los EEUU que tiene un gobierno conformado por élites multimillonarias que en lugar de reducir sus treinta millones de pobres los incrementan. Es decir, la República Popular China avanza con sus sistema socialista chino a un ritmo diez veces superior que los EEUU con su obsoleto sistema capitalista depredador, razón por la cual su líder, Xi Jinping, propone con acierto el ideal viable de alcanzar a tener una sociedad medianamente acomodada de más de 1400 millones de personas para dentro de veinte años.



La Revolución Socialista que ahora cumple cien años fue un paradigma sometido a numerosas pruebas en más de la mitad de los países del mundo, unas veces como intentos de aplicarla, otras como aplicaciones frustradas y otras veces como paradigmas mejorados porque se apegaron a los principios cardinales de aquella revolución social bolchevique que en este año cumple su centenario, como son los procesos de China, Cuba, Vietnam, Corea del Norte y Bielorrusia donde se reivindica y se enriquece a diario la teoría marxista-leninista, la única que propugna el poder del pueblo como el garante de la independencia, la libertad, el pleno ejercicio de la soberanía y la solidaridad con el resto de los pueblos.



Por ello, Venezuela, Bolivia, Nicaragua, Ecuador y otros países con modelos de emancipación social son receptores y a su vez generadores de solidaridad socialista, cada uno con sus particularidades y con sus retos, pero también todos compelidos a unirse para enfrentar al imperio estadounidense, la mayor amenaza proveniente del norte que por haber entrado en una crisis estructural apela a la guerra, al terrorismo de Estado y a una carrera armamentista inusual y extraordinaria por lo altos niveles tecnológicos y el desvergonzado e indigno comportamiento violador de los derechos de la humanidad con que la promueven y ejecutan los cabecillas de esa élite militar-financiera-comunicacional.



Un significante relevante para Venezuela: estrategias políticas y organizativas



Ante esa realidad y en esas circunstancias, hoy avanza la Revolución Bolivariana con una democracia participativa y protagónica que no solo es cada día más pujante por estar más arraigada en la conciencia de la mayoría del pueblo y en la ideología pacientemente sembrada por el Comandante Hugo Chávez, donde se integra el bolivarianismo y el marxismo con sus variadas corrientes de pensamiento, precisamente por lo variado que son los fines y objetivos históricos de la Revolución Venezolana, y por  ellos las disímiles estrategias para “emanciparnos por nosotros mismos”.



La estrategia de la contención selectiva, basada en principios revolucionarios, inteligentemente aplicada por el líder bolivariano Nicolás Maduro durante los últimos cuatro años, logró someter la voluntad terrorista proimperial y condenarla al fracaso, mientras que en ese contexto y praxis se desarrolla también la estrategia de la organización multipolar del pueblo y de la proyección internacional soberana con vistas a transformar el patrón de desarrollo, ahora esencialmente integral. Ambas estrategias de lucha serán aportes sustanciales del liderazgo bolivariano a la teoría del tránsito de sistema capitalista a uno enfocado al socialismo.



La organización multipolar del pueblo decidido a ser libre e independiente es esencialmente a lo que aspiró Lenin quien por circunstancias objetivas y subjetivas de desarrollo histórico y tecnológico se apoyó en el único tipo de organización política hasta esa época más avanzada: un partido proletario, es decir, sustancialmente obrero y campesino apoyado en intelectuales y ciertas capas medias también explotadas por el capital, que en términos de la realidad concreta constituían múltiples polos de poder pero que por razones de incipientes instrumentos de comunicación debían coincidir en uno varios lugares dentro del complejo “campo político” para construir partidista y conjuntamente, ese “espacio de posibilidades”, en momentos bien determinados, “para la acción viable” de los sujetos revolucionarios o del bloque histórico.

Pero no se debe olvidar que José Martí creó, en 1892, también un único partido (Partido Revolucionario Cubano) de todos aquellos grupos y de aquellas personas, como fuerzas multipolares que aspiraban a la independencia cubana del yugo español, y conjuntamente lo logró a través de una estrategia comunicativa que podría considerarse hoy precursora de las campañas por las redes sociales, pues estableció desde fines de la década de los 80 del siglo XIX el principio de la comunicación directa del pueblo con el líder organizador de las fuerzas independentistas, por supuesto, a través del único medio masivo de comunicación de esa época, la prensa escrita, y para ello creó el periódico Patria. Con la comunicación directa sin mediación subjetiva alguna, salvo la de cada independentista, Martí logró unir varias generaciones para enfrentar al colonialista, desde los experimentados generales de la primera guerra hasta la juventud mestiza, negra y blanca fueron al combate decisivo en 1895 que no fructificó en total victoria debido a la fuerza intervencionista estadounidense de 1898 y a la arrogancia de la oligarquía española de no ceder ante las y los patriotas cubanos que exigían la independencia.




Es la organización multipolar a la que ha llegado la China de hoy o la que desde sus inicios en 1959 comenzó a desarrollar el eterno Comandante en Jefe de la Revolución Cubana, Fidel Castro, y hoy siguen siendo las columnas vertebrales de la organización y desarrollo del bloque histórico cubano, como es la red sindical de la Central de Trabajadores de Cuba, el Partido Comunista de Cuba, los Comités de Defensa de la Revolución, la Federación de Mujeres Cubanas, la Organización de Pioneros José Martí, la Unión de Jóvenes Comunistas, las Federaciones de Estudiantes de la Enseñanza Media y Universitaria, las asociaciones de profesionales o de artistas e intelectuales, y las nuevas organizaciones de emprendedores o cuentapropistas que ya cuentan con la propia normativa estatal para garantizarles su seguridad social.



Casi al entrar en la tercera década del siglo XXI, la organización multipolar del pueblo de Venezuela se apoya sustantivamente en la televisión, la radio, la computadora con internet, pero sobre todo mediante las redes sociales que permiten llegar más rápidamente a un mejor entendimiento colectivo y comprensión individual de los ingentes asuntos de Estado que ya no es posible en las reuniones con presencia física, la mayoría de las veces insuficientes respecto a la totalidad de la comunidad y en muchas ocasiones tortuosas e interminables, sin llegar a acuerdos válidos o llegando con afectación de las necesarias relaciones de hermandad y unidad que necesita la lucha contra un enemigo tan potente como es el imperio estadounidense. Así, vemos como en la medida en que el pueblo patriota se ha ido apertrechando con capacitados celulares, tabletas y computadoras VIT los niveles de conflictividad respecto a las tareas de Estado y de construcción del socialismo y desestructuración del capitalismo  han disminuido al interior de las organizaciones, partidos, movimientos e instituciones bolivarianas, lo cual no exime ni niega la existencia de innumerables problemas y errores cometidos siempre por la conjunción de causas propias y de las generadas por la acción enemiga de las transformaciones.



El bolivarianismo es fuente constante de creación



Todo cambia a tanta velocidad que no se advierte a tiempo que están ocurriendo cambios esenciales en la correlación de fuerzas políticas y en la conciencia política del pueblo. La mayoría de las ocasiones inadvertidos en el corto plazo si no se está permanentemente estudiando la totalidad concreta y echando al cajón de los recuerdos la pseudoconcreción con que constantemente nos acercamos a los acontecimientos de nuestro interés,  mediados a veces, de forma decidida para un amplio sector social,  por las campañas del aún potente imperio que le impide a esa población dejar atrás la pseudoconcreción y comprender la realidad vivida.



Sin embargo, el líder es tal y se mantiene siendo tal porque debe mantenerse, él y sus líderes acompañantes, al ritmo y velocidad de los cambios de la correlación de fuerzas respecto al eje de la realidad a transformar, recordando siempre que el poder es triádico, y no se tiene el mismo poder para una cosa que para otra. Y porque debe mantenerse también auscultando a sus seguidores o liderados para estar consciente de la real comprensión que tienen de las tareas transformadoras a realizar porque “solo el pueblo salva al pueblo” y si el pueblo no comprende por deficiente interpretación,  las tareas de transformación no se cumplen de forma eficaz y eficiente.



Sobre esas premisas es que debe valorarse el recién taller de alto nivel de planificación estratégica en que participaron los dieciocho gobernadores bolivarianos, patriotas por naturaleza,  donde se analizaron o se comenzaron a estudiar “los ocho puntos estratégicos” fijados por el máximo líder y Presidente Nicolás Maduro.



Se dice “comenzaron a estudiar” porque el verdadero y profundo estudio debe hacerse en cada espacio de aplicación o de gobierno regional donde existen condiciones o circunstancias particulares, subjetivas y objetivas, formando redes de relaciones que jalonan y condicionan el éxito o el fracaso de las acciones para lograr hacer realidad cada uno de esos ocho puntos, como son: el fortalecimiento de la seguridad pública y los cuadrantes de paz;  la construcción de obras públicas y de infraestructura, especialmente en la operatividad del Sistema de Transporte Yutong; el programa social Barrio Adentro 100% y la reparación de los Centros de Diagnóstico Integral (CDI); la regionalización del Carnet de la Patria, que busca poner en manos de los nuevos gobernadores las responsabilidades y alcances del Movimiento Somos Venezuela y las misiones; el mantenimiento de la inversión para las gobernaciones; el plan de asfaltado en carreteras urbanas y rurales dentro de las ciudades y comunidades; el fortalecimiento de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap); y la protección y estimulación de la economía en el campo, que incluye la firma de un acuerdo de producción agrícola para todo el país.



No cabe la menor duda de que son ocho puntos para profundizar y dar base económica, infraestructural y organizacional al desarrollo multipolar del pueblo emprendedor patriota, ahí incluido de forma variada para afrontar la variedad que es una ley de la cibernética o del gobierno eficaz,  y crearle condiciones para elevarle los niveles de potencia y poder de transformación, todo soportado jurídicamente en las labores que realiza a diario la Asamblea Nacional Constituyente a favor de toda la sociedad y en las próximas leyes a configurar y aprobar, previamente propuestas por el Presidente que constituye una totalidad por sus interrelaciones y sus interdependencias, tal y como fue advertido en el anterior artículo Un Reto Cognitivo de Todos.  



Gobernadores y Alcaldes deben constituirse en la “totalidad regional”



Ahora, el reto no sólo es cognitivo sino también de la praxis revolucionaria de gobernadores y de los próximos alcaldes a elegir el próximo 21 de diciembre y para lo cual el pueblo debe comprender y estar plenamente consciente de lo necesario y significante para la organización y el desarrollo multipolar del pueblo la elección de alcaldes revolucionarios que se propondrán, luego del proceso de consultas necesarios y de la información acumulada de cada quien, por la dirección de la Revolución para lograr una contundente victoria.



En tal sentido, el tipo ideal de Alcalde Bolivariano o en general de los líderes chavistas, deben reunir cinco amplias cualidades: 1.- Ser conocedor de la realidad a transformar en sus espacios de acción y cómo hacerlo con las fuerzas necesarias y suficientes. Es decir, un buen estratega para lograr los 5 Objetivos Históricos y los lineamientos que Maduro ha lanzado, especialmente en organización del chavismo con nuevas formas novedosas ajustadas a esta realidad en tránsito que es la fuerza o "masa crítica" para seguir avanzando en el camino socialista ajustado a las condiciones venezolanas y con sentido de la correlación de fuerzas regionales y mundiales. 2.- Ser experto en pensamiento y praxis emancipadores como el de Chávez (bolivariano-marxista-leninista-maoísta-fidelista), siempre como guía y referente, por ser quien aquilató bien y con sentido histórico la cultura  venezolana para ir desbrozándola de elementos transculturizados,  en medio de una profusa información, a veces falsa, y cada día de impacto más masivo por las redes sociales. 3.- Ser comunicador efectivo que contribuya a formar las convicciones necesarias basadas en la ideología socialista, comprendida como ese conjunto de representaciones sociales que se comparten para poder cumplir con el Plan de la Patria. 4.- Ser ejemplo ante el pueblo de conducta ciudadana y familiar, chavista cumplidor del pensamiento de “unidad, lucha, batalla y victoria” y alejado de cualquier conflicto e imagen de corrupción. 5.- Ser un operador actualizado en las tecnologías pertinentes de la comunicación y en las ciencias, con razonamiento dialectico que le permita escoger eficazmente a sus directores, gerentes y coordinadores, controlarlos, evaluarlos y sustituirlos oportunamente si no cumplen. 



Es decir, un líder bolivariano es un revolucionario, filósofo, político, comunicador, economista y científico-técnico-gerencial, precisamente como lo fue Lenin, el genio creador de la teoría de la revolución socialista. Un gran homenaje del pueblo venezolano desde todos sus espacios de liderazgo.


Paradigmas

Grupo de Lima y sus mentiras pretenciosas contra Venezuela. 17/02/18

Una política exterior favorable a EEUU   Grupo de Lima y sus mentiras pretenciosas contra Venezuela Por Ernesto Wong Maestre (*) ...