sábado, 17 de noviembre de 2018

El ARA San Juan: muchas incógnitas surgen en Argentina y Latinoamérica


Por Ernesto Wong Maestre (*)

La localización del submarino argentino Ara San Juan propone indagar, con más ahínco y pertinencia histórica, lo que verdaderamente ocurrió antes, durante y después de la supuesta “explosión” de la nave en estos trescientos sesenta y siete días en que todo el pueblo argentino y latinoamericano han estado pendientes de esas cuarenta y cuatro vidas de militares que cumplían su labor en esa nave de guerra.

Son muchas las preguntas a contestar por quienes deberían responder con acierto y veracidad ante los familiares, el pueblo argentino, el propio Estado neoliberal implantado por el presidente Mauricio Macri y ante la opinión pública internacional, sobre lo ocurrido al ARA San Juan, ese día y en estos últimos doce meses .

¿Los poderes de facto permitirán que se conozca la verdad de todo lo ocurrido y se puedan responder las decenas de preguntas que toda persona honesta debe hacerse ante este tipo de caso en que están involucradas tantas víctimas, más de un actor político y toda una gama de tecnologías enfrentadas entre ellas o con la propia naturaleza?.

Algunas de esas incógnitas se refieren a la posibilidad de que haya aún vida dentro del submarino, lo cual es algo casi imposible; otras surgen sobre el propio hecho de la desaparición, otras preguntas podrían ser sobre la incapacidad, negligencia o demora premeditada del Estado argentino o de otros de los actores involucrados en encontrar el ARA San Juan; unas más a la posibilidad de que otro u otros actores no argentinos lo hayan encontrado desde hace semanas o meses y por intereses estratégicos o de otro tipo no lo hayan dado a conocer, en razón de sus valiosos componentes e información interna que posee.

¿Por qué hubo una “explosión” calificada como “no nuclear” que fue detectada por un actor no argentino desde el primer momento en que desapareció y solo después de doce meses es que se hace el “hallazgo” que se anuncia? es una incógnita que involucran o debe presuponerse que estén involucrados no solo los militares argentinos, sino también los británicos quienes permanentemente patrullan ese mar por donde transitaba el ARA San Juan que media, de unos 400 kms aproximadamente, entre la base militar británica en las islas Malvinas, o Falkland, como las llaman en Londres que es el centro del imperialismo inglés, y el cabo Guardian en las costas argentinas. Además, involucran al propio Comando Sur del Ejército de EE.UU, aliados incondicionales de la armada del Reino Unido, que también posee naves nucleares de guerra en la zona, articuladas con las de su aliado, según las normas de operaciones de la OTAN ya que ambos son los dos miembros más interdependientes de ese organismo militar agresivo. Por ello debe presuponerse que desde Bruselas hayan estado al tanto de todo lo que ocurrió en estos doce meses de “desaparición” del ARA San Juan.    

¿Habrá ocurrido un ataque británico contra el ARA San Juan al detectarlo que estaba realizando alguna operación de inteligencia o de ataque a las posibles instalaciones submarinas de la OTAN o del Reino Unido en “su” Falkland? ¿qué otros elementos intervinieron en la demora en encontrar y en anunciar el hallazgo del submarino perdido? ¿fue la empresa estadounidense anunciada por la Armada argentina la primera que lo encontró?¿lo encontraron realmente en esta fecha anunciada públicamente?¿por qué desde el Reino Unido o Washington hubo tanta discreción o silencio desde un inicio en que ocurrió la explosión el pasado año?¿son tan “incapaces” los sistemas satelitales de ambas potencias que si pueden localizar petróleo y minerales que están a cientos de kilómetros bajo tierra o el mar y no a un submarino que le vienen vigilando y siguiendo por la ruta llevada, desde que salió del extremo sur de Argentina?¿no tenían esos satélites el punto exacto donde se hundió y conocían qué tipo de explosión ocurrió?¿estarán intactos los sistemas informativos del submarino que deben prever y contener también sus “cajas negras” por si ocurre algún accidente mortal?¿entregará la empresa estadounidense toda la información encontrada?¿en qué términos y monto de costo se hizo el contrato entre el Estado argentino y la empresa estadounidense para buscar y/o investigar el interior del ARA San Juan?¿tiene los recursos tecnológicos la Armada argentina para controlar el trabajo de esa empresa estadounidense en una nave de alto valor estratégico?.

Algunas de esas incógnitas quedarán sin respuestas en los archivos, engavetadas, o en las mentes de algunos personeros del gobierno, familiares inconformes con la explicación oficial, especialistas en ese tipo de tragedia, o analistas políticos y militares. Ellas permanecerán durante un corto o largo tiempo y será la historia la que poco a poco irá revelando la verdad de lo que le ocurrió al ARA San Juan.

La solidaridad en honor y memoria de esos 44 héroes, con sus cientos de familiares y con todo el pueblo de Argentina que lucha por recuperar las islas Malvinas como parte íntegra del territorio nacional.   


(*) Profesor de las Maestrías en Derecho Internacional Público (UBV), en Relaciones Internacionales (UMBV), en Política Exterior de Venezuela (IAEDPG) y de la Licenciatura en Relaciones Internacionales (EEI-UCV).  Doctor en Seguridad de la Nación 2018.  Autor de la tesis doctoral “La macroestructura de sentido del discurso del líder transformador socialista”. Analista internacional e comentarista político en Telesur, VTV, RNV, YVKE, ANTV, Ávila TV, ViveTv, RT, Sputnik e Hispan TV.



Paradigmas