miércoles, 4 de noviembre de 2015

Primer golpe de Estado en Estados Unidos del siglo XXI

UN HECHO SORPRESIVO, ANTICONSTITUCIONAL 
Y SUICIDA EN LA HISTORIA DE EE.UU.

por Ernesto Wong Maestre (*)

El gobierno de Bush, un grupo de dependencias de instituciones federales, el grupo de ideólogos de la guerra preventiva y del neofascismo global, preparan el primer asalto contra la Nación Americana violando la Constitución de los Estados Unidos de América con el motivo de enfrentar "la amenaza" del gobierno cubano, para luego propiciar una situación político-militar antes de noviembre de este año que le avale "la posposición de las elecciones" en las cuales el pueblo norteamericano y otros grupos de poder esperan ajustar cuentas a este "caudillo" Bush y propiciarle una fuerte derrota.

En efecto, los grupos de poder estadounidenses y sus aliados inversionistas extracontinentales, que están oponiéndose al gobierno de Bush mediante un poderoso plan político y publicitario, sin dudas de ningún tipo, están excluidos de las expectativas beneficiosas y superganancias que ya está obteniendo este grupo neofascista preventivo NFNP con el probable control de la ya famosa e histórica franja geográfica del verdadero "choque de civilizaciones", "espacio vital" o de "disputa mundial" en el oriente cercano -desde Afganistán hasta Turquía- donde batallaron por ella muchos imperios desde el viejo Imperio Macedónico y el Imperio Romano de principios del primer milenio hasta el Imperio Turco-Otomano, vigente hasta entrado el siglo veinte que controló toda este espacio geográfico y fue desintegrado como imperio como consecuencia de la Primera Guerra Mundial.  

Semejante a lo ocurrido en muchas otras ocasiones en la historia de las naciones, en su relación con los EEUU, en que los gobiernos estadounidenses embaucaron, se aprovecharon y engañaron a la sociedad norteamericana, de una u otra forma y por uno u otro motivo, para satisfacer sus intereses oligárquico-monopólicos a costa de las vidas del noble pueblo norteamericano, pretenden ahora, cuando no tienen posibilidades constitucionales  -pues ya todas han sido empleadas contra Cuba sin causar el efecto deseado- transgredir y actuar por encima de la propia Constitución estadounidense, lo cual es un verdadero golpe de estado pues deja sin efecto el poder del Congreso para este caso, uno de los poderes públicos más importantes en cuanto a los destinos de un país, sin que el gobierno de Bush haya dado los pasos legales necesarios, ante una realidad que le es adversa a sus propósitos, que no es ni de guerra ni de amenaza a la seguridad de los Estados Unidos por parte de la Revolución Cubana.

De tal manera, el único peligroso camino que está tanteando el gobierno neofascista de Bush, con este primer paso dado a partir del primero de julio, a escasos veintiséis días de la Fiesta Nacional de Cuba, con el cercenamiento de los derechos humanos de la Comunidad Cubana en la Florida, es violar la Constitución y colocar inicialmente al margen de este asunto al Congreso Federal,para así establecer un peligroso precedente político y si es necesario darle entrada al Congreso para que entonces debata y discuta "como continuar con la escalada de guerra contra Cuba", ya casi comenzada.

Pero a decir verdad, la guerra armada con mercenarios, clandestina con testaferros batistianos, y económica-financiera contra la nación cubana ya había sido comenzada desde 1960-61, y ahora lo que ha comenzado es una verdadera guerra contra una población de origen cubano formada desde que España colonizaba a Cuba y que ostenta también la ciudadanía estadounidense y juró en su momento defender la bandera, el himno y al pueblo estadounidense al cual pertenecen por la Constitución que ahora es violada flagrantemente por este "caudillo" neofascista de Bush.

Este paso peligroso para la estabilidad americana desde Canadá hasta Brasil, con consecuencias imprevisibles para el poderío estadounidense en el mundo, podría ser un corrimiento hacia el oeste de esa franja geográfica en disputa por los imperios y poderes mundiales en el oriente cercano, y un inicio de un nuevo proceso de distribución de fuerzas mundiales "escapado de las manos" o "provocado por inexpertos gobernantes estadounidenses" que no quieren adaptarse, acomodarse o ajustarse a los nuevos cambios de conciencias de la humanidad que claman por una vida de paz, prosperidad sin desigualdad y beneficios justamente distribuidos para salvar al mundo del holocausto ecológico y enfrentar unidamente las posibles amenazas de otras civilizaciones en otros mundos.

Ante esta situación, todos las fuerzas mundiales que se oponen al gobierno de Bush, pero sobre todo, el pueblo norteamericano y la porción del poder imperial dispuestos a poner fin a los derroteros impuestos por los neofascistas preventivos, tienen apenas unas pocas semanas para detener la escalada de guerra y evitar actos imprevisibles de esa comunidad estadounidense de origen cubano, y para lo cual debe movilizarse el Congreso Federal, la Corte Suprema Federal, las Cortes Estatales, los Medios de Comunicación masivos, las agrupaciones y partidos políticos, las instituciones y asociaciones civiles, y las propias juntas directivas de las trans y multinacionales con capitales estadounidenses, de manera que las denuncias sean rápidas, contundentes y efectivas.

Cuando un gobierno neofascista como el de Bush, continuador sin reparos de la destrucción de la unidad en muchos países europeos exsocialistas, invasor y exterminador de oponentes en Afganistán e Irak, amenazante hacia Irán, Siria y Jordania, contenedor de la presencia China en África y Asia, amenazante hacia los gobiernos latinoamericanos que muestran intereses independientes y soberanos, y agresivo contra Cuba, y sobre todo, engañoso hacia su propio pueblo norteamericano y hasta agresivo hacia sus propios soldados estadounidenses provenientes de la Florida incorporados a las pecaminosas misiones militares, llega al punto de violar la Constitución Federal, puede estar intentando -no sólo el "rápido fin" del gobierno cubano- sino el rápido "encarcelamiento" o "encadenamiento" del Congreso Federal, el único poder que pudiera ser efectivo en Estados Unidos para contrarrestar las apetencias del grupo neofascista de Bush, el mismo grupo que no fue afectado económicamente ni perdió familiares cuando "alguien" desde las cabinas de mando de un avión o desde cualquier satélite pudo haber dirigido la destrucción de las Torres Gemelas en Nueva York.

Para TODOS los cubanos,  la Orden Defensiva Número 1 del Comandante en Jefe Fidel se mantiene en pie y más vigente que nunca y pelearemos como Martí muriendo "de cara al sol", de cara a la libertad conquistada,  y gritaremos como Maceo: "quien intente apoderarse de Cuba, recogerá el polvo de su suelo anegado en sangre si no perece en la contienda".


Desde todas partes del mundo y por muchas vías y caminos posibles se alentará la derrota de los planes de Bush, antes de noviembre, y sobre todo, antes de que pueda ordenar una posible agresión contra Cuba, donde si ella se llegara a realizar -a pesas de las lamentables y muy sentidas pérdidas de vidas de norteamericanos, cubanos y latinoamericanos-  los gringos a la orden de Bush  "sufrirán su mayor y más vergonzosa derrota".


(*) Docente y analista internacional.

@ProfeWong
Email: wongmaestre@gmail.com
Blog: profewong.blogspot.com 

No hay comentarios:

Paradigmas

Grupo de Lima y sus mentiras pretenciosas contra Venezuela. 17/02/18

Una política exterior favorable a EEUU   Grupo de Lima y sus mentiras pretenciosas contra Venezuela Por Ernesto Wong Maestre (*) ...