miércoles, 9 de diciembre de 2015

El Chavismo deberá enfrentar al Complejo Imperial en el Parlamento

Con engaños y zanahorias el Complejo se posicionó en la Asamblea

Por Ernesto Wong Maestre

Si algo debe resaltarse como un acontecimiento extraordinario a considerar en las próximas batallas políticas de los trabajadores y trabajadoras es que la embestida imperialista contra Venezuela pudo ser resistida el 6D por más de 5 millones de combatientes bolivarianos y bolivarianas que no se dejaron vencer, ni confundir, ni amedrentar por las campañas contrarrevolucionarias de naturaleza psicológica del Complejo Militar-Financiero-Comunicacional imperialista, dirigidas a modificar los comportamientos electorales de la mayoría del pueblo que ha venido apoyando electoralmente al gobierno revolucionario desde 1999.

Es oportuno recordar que “los pueblos del sur han sido -durante más de cinco siglos- invadidos, saqueados y explotados por las potencias del norte. Ha sido una realidad ocultada por miles de formas y procedimientos por dichas potencias, y en su lugar, han mostrado, descrito a su antojo y poder, y difundido, la “realidad” que más conviene a los intereses de quien realmente gobierna esas potencias: el complejo militar-financiero-comunicacional del norte o imperial (CMFC). Desde el mismo momento en que surge la teoría leninista del imperialismo, al iniciarse el siglo XX se revelan claramente los dos más significativos poderes ejercidos desde los gobiernos del norte para expoliar a los pueblos del sur: el militar y el financiero, comprendido este último por Vladimir Ilich Lenin como la fusión del capital bancario y el industrial” (1).

El poder comunicacional, usado siempre por la minoría burguesa en contra de las mayorías trabajadoras desde la Revolución Francesa en 1789, había llegado a su máxima expresión “recientemente, cuando Estados Unidos lo ejerció sin ningún reparo ni moral para derrocar al líder libio Muhamad Gada‑ en una combinación de comunicaciones internacionales y hacia el territorio libio, ilegales y manipuladoras, con fines de falsear la realidad para poder imponer con más eficacia el poderío militar y hacer rendir más eficientemente el poderío financiero usado para organizar a los jóvenes libios despolitizados y para sustraer de las arcas libias las riquezas acumuladas por ventas de su petróleo”(2).

En tal sentido, “no es nada superficial afirmar, como lo han hecho otros analistas, que la futura guerra entre el imperialismo y las potencias que van alcanzando los mismos niveles de desarrollo militar y financiero pero opuestas a usar la fuerza de las armas para dirimir los conflictos, será realizada en el ciberespacio donde ya dejarán de ser las colinas o las ciudades a conquistar, sino que serán los satélites a derribar y los centros cibernéticos a hackear, todo con el último fin de interrumpir las comunicaciones de los adversarios, entre los mandos y los ejecutores de las operaciones, tanto militares como financieras” (3).

De todo ello el pueblo venezolano ha sido víctima y los más indefensos ideológicamente no han resistido y, engañados, han votado por sus propios verdugos.  Ante todo, la ventaja de la contrarrevolución fue lograda en el campo comunicacional y sobre una base financiera-militar desarrollada coordinadamente con sucesos externos también construidos, con engaños y zanahorias, por el Complejo en Argentina y Brasil, que junto a Venezuela constituyen la triada potente, rebelde e incómoda para el imperio yanqui.  

De manera que observando el panorama latinoamericano y mundial es necesario reafirmar que “la tarea del Sur, a todas luces, es crear una Organización Defensiva del Sur de carácter cívico-militar-financiera-comunicacional de naturaleza multipolar pero regida por un Mando Conjunto del Sur que sea eficaz, es decir, ágil, certero y más potente” que el CMFC (4).

Lamentablemente, por no contar aún con el apoyo de ese Mando Conjunto del Sur, el bastión chavista fue atacado ininterrumpidamente por el complejo de fuerzas imperiales que este 6 de diciembre, al cabo de casi tres años de múltiples operaciones de fuerte impacto psicológico, logró su segunda victoria en diecinueve batallas realizadas, de lo cual, se debe sacar como conclusión la necesidad que tiene la Revolución Bolivariana de concebir y diseñar estrategias de defensa integral donde se combinen adecuadamente lo militar, lo financiero y lo comunicacional que permita detener el avance de las fuerzas imperiales y fascistas que hoy han logrado dominar el poder legislativo del Estado venezolano y se proponen derrocar al gobierno revolucionario para descabezar las fuerzas emancipadoras que están dando un potente ejemplo ético y solidario a todos los pueblos del mundo.

Citas:

1,2,3 y 4.- Artículo El Complejo Militar-Financiero-Comunicacional, publicado por Últimas Noticias el 4 de abril de 2015.

@ProfeWong
www.profewong.blogspot.com


No hay comentarios:

Paradigmas

Grupo de Lima y sus mentiras pretenciosas contra Venezuela. 17/02/18

Una política exterior favorable a EEUU   Grupo de Lima y sus mentiras pretenciosas contra Venezuela Por Ernesto Wong Maestre (*) ...